Castelo de Palmela en plena sierra da Arrábida

Castelo de Palmela

En mitad de la sierra da Arrábida encontramos una villa que pertenece a la región de Lisboa y a la subregión de Setúbal.  Una villa que ha visto pasar por su tierra varias y distintas civilizaciones que han dejado un claro legado arquitectónico visitable ahora por los turistas.

Ubicado cerca de la desembocadura del río Tejo y Sado, en lo alto de un cerro, esta villa cuenta con el Castillo de Palmela (Castelo de Palmela) lugar en el cual a través de su torre homenaje, en los días más soleados, es posible obtener una visión panorámica de todo Lisboa.

A pesar de que por estas tierras han pasado romanos, visigodos y musulmanes (las primeras manifestaciones de ocupación se hacen en la época prehistórica del neolítico 310 a. C), lo cierto es que fueron estos últimos los que construyeron el castillo, o por lo menos el primer asentamiento fortificado en el cerro.  El mismo perteneció a los árabes hasta que finalmente Alfonso I de Portugal en 1147 la reconquistó, aunque posteriormente sufriría nuevos episodios de ocupación musulmana y nuevas reconquistas.

El castillo está situado a 1.200 metros sobre el nivel del mar, cuenta con una planta poligonal de forma irregular y varias torres cuadradas y circulares. Cabe destacar los tres niveles de murallas con los que cuenta la fortaleza. El primero es el más interno, el creado durante los siglos XII y XIII y posteriormente reformados en el XIV. El segundo nivel es el intermedio y su creación data del siglo XV, se puede apreciar mayor robustez en sus líneas. Finalmente, encontramos la parte más moderna de la muralla en la parte más exterior. Este último nivel fue construido en el siglo XVII con el único fin de resistir el fuego procedente de la artillería del enemigo.

En uno de los lados de la fortaleza es posible encontrar el Convento de la Orden de Santiago de Espada, y es que tras el gran terremoto de 1755 fue donado a la misma orden. Frente al convento se puede observar la iglesia de Santiago, en la cual el visitante podrá respirar un ambiente de lo más gótico dentro de sus preciosas 3 naves.

A pesar de que el nivel de conservación de todas las zonas no es el mejor, hay que tener en cuenta de que estamos hablando de una fortificación del siglo XII la cual ha pasado por numerosas batallas sin contar el destructivo terremoto que azotó el país, es posible disfrutar de una visita bastante agradable en la que conoceremos una parte nueva de la región de Lisboa con todas sus historias y tramas.

Es posible coger un tren hasta Palmela (aproximadamente 4 euros) en la estación de Roma-Areeiro de Lisboa.

Foto vía: artenalente.br



Etiquetas:

Categorias: Excursiones desde Lisboa


Deja tu comentario