Jardim da Estrela, historia y naturaleza

jardim estrela

Entre los espacios al aire libre con los que cuenta Lisboa, uno de los más bellos es el Jardim da Estrela (Jardín de la Estrella), un parque construido en 1842 a partir de donativos realizados por la realeza de aquel país, aunque durante varios años su posesión se vio complicada por diversas cuestiones.

Con una fuerte inspiración del estilo romántico inglés, el Jardín se distingue por ofrecer en medio de la ciudad un ámbito con una notable vegetación y una imponente fauna.

El Jardim da Estrela está cerrado por una verja de hierro trabajada como en los viejos tiempos y tiene una serie de puertas a los cuatro lados, por las cuales se puede ingresar. Si bien decíamos de su fauna, en la que sobresalen especies como martines, pescadores, mirlos, tortugas, patos, carpas, entre muchas otras, también hay instalaciones para que disfruten quienes lo recorren, como por ejemplo una terraza al aire libre ideal para despejarse y también un espectacular mirador en hierro forjado, lugar muy frecuentado por la orquesta filarmónica.

Vale decir que el Jardín fue construido 76 años después de que fuera emplazada la Basílica da Estrela, como acompañamiento al templo religioso. Se dice que la idea de instalar allí un parque corrió por cuenta de António Bernardo da Costa Cabral, conde de Tomar y ministro del Reino en 1842, quien ideó esta posibilidad como una forma de mejorar la salud de los habitantes de la ciudad, otorgándoles un espacio al aire libre donde pasear y transitar.

Desde luego que la idea por aquel entonces funcionó. En la actualidad se pueden observar algunos rastros de aquellos tiempos, con construcciones que quedaron como registro histórico. Hoy en el Jardín hay dos parques infantiles, un lago lleno de patos, un quiosco-biblioteca y una guardería, que forman parte de las 4,6 hectáreas de terreno. Además, quienes transitan por allí puede aprovechar de sanitarios, una cafetería con terraza y también un centro deportivo informal.

De todos modos hay que decir que cuando recién se construyó, el parque le otorgó una vida inusitada a ese sector que no pudo sostenerse con el tiempo. Si en un momento el Jardim da Estrela fue escenario para la moda de las mujeres y los hombres, y los encuentros de la alta sociedad, a partir del siglo XX fue perdiendo consideración. En 1941 se ejecutó una reforma, y si bien permanece como un parque cuidado y muy bello, es cierto que actualmente no tiene la misma relevancia para la vida social que por aquel entonces.

Foto vía: Kioska



Etiquetas:

Categorias: Qué ver en Lisboa


Deja tu comentario