La majestuosa estatua a Don Pedro IV

Estatua Don Pedro IV

En uno de los puntos más neurálgicos de Lisboa, la Plaza de Rossio, se encuentra uno de los monumentos más bellos y significativos del país, la Estatua de Don Pedro IV, el primer emperador del Brasil independiente y posteriormente Rey de Portugal. Este hombre es también recordado en la memoria colectiva de los lusitanos como “El Rey Soldado”.

Para el país sudamericano, Don Pedro también es uno de sus personajes más destacados, ya que cuando tan solo tenía 9 años, su familia se trasladó a Brasil para escapar de las tropas de Napoleón, y allí permanecieron durante 13 años, convirtiendo a Río de Janeiro en la capital del imperio portugués y a Brasil en un territorio con igual estatus que Portugal.

Volviendo a la Plaza del Rossio, este lugar durante más de seis siglos ha sido el escenario de múltiples eventos relacionados con el desarrollo de la ciudad, allí se han llevado a cabo juicios, espectáculos, festivales, desfiles militares y Autos de fe durante la Inquisición. Hoy en día, es uno de los lugares más visitados de Lisboa, rodeada de bellos edificios de estilo pombalino, como el Teatro Nacional Doña María II , además de grandes atracciones a su alrededor como tiendas de recuerdos, joyerías y cafeterías.

Pero el monumento a Don Pedro IV, ubicado en todo el centro de la plaza, siempre se llevará una atención especial. Se trata de una obra del escultor Elias Robert y del arquitecto Gabriel Davioud (ambos franceses), que se elevó para perpetuar el reconocimiento del pueblo portugués a Pedro IV y sus ideas liberales.

Estos artistas de Francia fueron escogidos en un concurso internacional en el que participaron más de 87 artistas, lo que da a entender la importancia de esta obra magna para los portugueses.

El monumento fue erigido en el año de 1870, consta de una imagen en bronce de 5 metros de alto del Rey Soldado, quien mantiene en su mano derecha la Constitución que estableció la independencia de Brasil y Portugal. Esta imagen se encuentra en la cima de un imponente pilar de 23 metros de altura elaborado el mármol, por lo que se puede observar casi desde cualquier punto de la ciudad.

Además de la figura del Rey, se pueden observar en la base cuatro imágenes femeninas que representan los valores de justicia, prudencia, fortaleza y templanza, así como también diferentes escudos que refieren a las ciudades más importantes de Portugal.

Foto Vía Thomas

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Qué ver en Lisboa


Deja tu comentario