Las Torres das Amoreiras, joya moderna

amoreiras

La ciudad de Lisboa se caracteriza por su arquitectura histórica, pero también hay destellos modernos que trazan un arco artístico entre el pasado y el futuro de su desarrollo urbanístico. El ejemplo máximo probablemente sean las Torres das Amoreiras, la construcción más famosa de finales de siglo XX, situada sobre la avenida Avenida Duarte Pacheco.

El diseño de las torres estuvo a cargo del arquitecto portugués Tomas Cardoso Taveira y data de 1985. Desde el punto de vista morfológico, se inspiró en la figura de los cascos de los guerreros medievales. El concepto de su creación es unir la tradición arquitectónica de Lisboa –aquellas construcciones que desde el siglo XVI siguen en pie y son patrimonio de la humanidad– con la producción contemporánea, donde la velocidad de la ciudad propone nuevas exigencias.

El complejo está integrado por tres torres de oficinas. La fachada muestra un textura lisa de vidrio espejado, con un descanso visual que separa la base de la superficie superior. La construcción de la planta se extiende en forma de L y está dividida en espacio para la vivienda, paseos comerciales y de esparcimiento. Los turistas que visiten esta maravilla arquitectónica, pueden enterar y recorrer las distintas propuestas para adquirir productos de indumentaria, gastronomía, tecnología, cine, librerías, ópticas, belleza, cultura y un hipermercado de dimensiones espectaculares, entre muchas otras.

En 1993, las Torres das Amoreiras se adjudicaron el Premio Valmor, un reconocimiento que se entrega año a año a los mejores proyectos arquitectónicos de Lisboa. Según los argumentos que sostiene el galardón, el complejo es el mayor monumento posmoderno de la ciudad y representa su actual evolución y desarrollo productivo, tanto por los materiales utilizados para su construcción, como en el diseño y su ubicación geográfica.

Las torres se han convertido en un punto clave para visitar durante el verano. En Lisboa las temperaturas suelen ascender hasta superar la barrera de los 35 grados centígrados, y el complejo ofrece un paseo sorprendentemente bien refrigerado, incluso, para esa época del año, hay ofertas especiales para adquirir productos típicos. Quienes quieran conocer cuál es el último grito de la moda, no pueden dejar de visitarlo, allí van a encontrar los modelos exclusivos de las principales marcas internacionales.

Foto vía: Mafmafmaf

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Qué ver en Lisboa


Deja tu comentario