A Brasileira, el más emblemático café de Lisboa

A Brasileira

Disfrutar de un buen café y a su vez deleitarnos con parte de la cultura e historia de Lisboa, solo es posible en el reconocido A Brasileira, un café que se ha convertido en uno de los símbolos de la ciudad con más de 100 años de tradición.

Se encuentra ubicado sobre una de las calles más concurridas de la ciudad, destacada por su gran variedad de tiendas y las librerías, la Rua Garrett, en el barrio Chiado, y desde 1905 ha sido el punto de encuentro de intelectuales, periodistas y escritores, que encuentran en este lugar el escenario perfecto para plasmar en sus conversaciones y escritos la esencia de la vida lisboeta.

Aunque los europeos son reconocidos a nivel mundial por frecuentar de manera asidua los cafés, pastelerías, y sitios afines, son los portugueses quienes más disfrutan de esta actividad, de hecho, un reciente estudio ha demostrado que son ellos quienes invierten mayor tiempo y dinero frecuentando estos lugares.

A Brasileira se ha sabido ganar un lugar entre la gran cantidad y variedad de cafés de la ciudad, todo gracias a su hermosa decoración interior estilo Art Nouveau con mesas de madera tallada, paredes con espejos, accesorios de latón, y una larga barra de roble, brindando así un particular ambiente bohemio. En sus inicios, aquí se vendía el café genuino de Brasil, producto muy apreciado en la época.

Uno de sus visitantes más ilustres fue Fernando Pessoa (1888-1935), uno de los mayores poetas y escritores de Portugal y de la literatura europea en general, que a pesar de haber muerto hace más de 75 años, su recuerdo permanece presente en una estatua de bronce ubicada en la terraza exterior del café en medio de los clientes, sin duda es la imagen más fotografiada del lugar, y una de las postales insignias del país.

Otro selecto grupo de artistas como Almada Negreiros , Jorge Barradas , José Pacheco, Santa Rita Pintor , entre muchos otros de generaciones posteriores, han encontrado en A Brasileira un lugar para el buen esparcimiento.

Los precios no son para nada exagerados comparados con establecimientos similares en otras partes de la ciudad, además cualquier euro demás queda bien invertido en lugares tan únicos y especiales.

Foto Vía: andrea.prave



Etiquetas:

Categorias: Comer en Lisboa


Deja tu comentario