Campo de Ourique, tradicional barrio de Lisboa

Iglesia del Santo Condestavel

Ubicado en el corazón de la ciudad, entre la Basilica de la Estrela y los Prazeres, se encuentra Campo de Ourique, un barrio de Lisboa con una amplia tradición residencial y comercial, conocido también por ser una zona con una excelente calidad de vida. Para llegar a él, solo basta con tomar el tranvía 28 y realizar un recorrido de tan solo 30 minutos desde el centro histórico.

Hasta el siglo XVIII el barrio no era parte del centro de Lisboa, era sólo una ladera con suave pendiente en los que trabajadores de las distintas fábricas de la ciudad empezaron a asentarse poco a poco, pero después del terremoto de 1755, mientras gran parte del centro de la ciudad se vio gravemente afectado, la zona del Campo de Ourique se mantuvo intacta, lo que propició el interés de algunas de las familias influyentes de la ciudad en establecerse allí.

Es un lugar con una especie de vida propia, sus habitantes la denominan como “una pequeña ciudad dentro de una ciudad”, todo gracias a su importante vida comercial, la cual gira principalmente en su mercado cubierto, donde se encuentran los mejores pescados, frutas y legumbres de Lisboa, de hecho, en 1998 ganó el premio de “mejor calidad y presentación de frutas y verduras” en una competencia realizada entre los comerciantes minoristas de la ciudad.

Campo de Ourique también se caracteriza por contar con numerosas oficinas de profesionales, aquí son buscados los mejores médicos, abogados, arquitectos, ingenieros, traductores y expertos contables.

En este Barrio que Fernando Pessoa ha pasado los últimos quince anos de su vida, y su casa esta ahora transformada en un museo.

Uno de sus grandes emblemas arquitectónicos es la Iglesia del Santo Condestável, una edificación de estilo neogótico inaugurada a 14 de Agosto de 1951 en honor a Nuno Álvares Pereira (1360-1431), también conocido como Son Nuno de Santa Maria. La iglesia ocupó el lugar en el que anteriormente se encontraba una fábrica de tejas, fue diseñada por el arquitecto portugués Vasco Regaleira y cuenta con preciosos vitrales del artista José de Almada Negreiros.

Las calles de Campo de Ourique están llenas de tiendas, cafeterías, pastelerías, clínicas y oficinas, son espacios que invitan a socializar, a reunirse con amigos para compartir una buena tertulia.

La bodega de vinos es uno de los establecimientos distinguidos en el barrio, inició operaciones en 1988 y es el lugar ideal para los expertos y amantes de esta bebida. Con las paredes cubiertas de botellas, la bodega ofrece un espacio diferente.

Foto Vía Lijealso

Imprimir

Categorias: Barrios y calles de Lisboa


Deja tu comentario