Parroquia de los Mártires, bello ejemplo neobarroco

Parroquia de los Martires

Lisboa, la bella capital de Portugal, ofrece a sus visitantes la más rica y variada oferta arquitectónica y cultural en toda Europa, destacándose de gran manera sus bellas y muy bien conservadas construcciones religiosas. Entre ellas se encuentra la Parroquia de Nuestra Señora de los Mártires (Parroquia de Nossa Senhora dos Mártires), una de las más antiguas de la ciudad.

Su origen se remonta al siglo XII y su construcción por parte de Alfonso I de Portugal, más conocido como Dom Alfonso Henriques, se hizo en honor a los soldados franceses, británicos y alemanes que motivados por la fe, murieron en las diferentes batallas ante los moros en busca de la conquista de Lisboa.

En sus inicios, era una construcción bastante pequeña y sencilla, pero al pasar el tiempo se convirtió, su importancia e imponencia era mayor, especialmente entre los años de 1746 y 1750, cuando se le realizó un importante restauración, convirtiéndose en una iglesia barroca de impresionante riqueza ornamental.

Claro que después del desastroso terremoto de 1755, la iglesia quedó prácticamente destruida, y entró a formar parte del plan de recuperación de edificios religiosos del marqués de Pombal, por lo que fue sometida a una rigurosa reconstrucción a cargo del arquitecto portugués Reinaldo dos Santos, quien le impregnó al templo su actual imagen de estilo neo-barroco. Estas obras terminaron en el año de 1784, pero jamás el templo pudo recuperar toda su grandeza de años anteriores.

En su pórtico central puede verse en una serie de medallas y un bajo relieve del artista Francisco García Leal, que representa a Dom Afonso Henriques dando las gracias a la Virgen por la conquista de Lisboa.

La iglesia se encuentra conformada por una sola nave, enmarcada por ocho capillas. En el techo se destaca una pintura de Pedro de Alejandría, cuyo tema está dedicado a la primera iglesia de Nuestra Señora de los Mártires destruida en el terremoto, además un cuadro de los doctores de la iglesia y la banqueta el Santísimo Sacramento en mármol negro.

Entre las capillas más destacadas se encuentran la Capilla del Santísimo Sacramento, la Capilla del Buen Pastor, la Capilla de Nuestra Señora del Rosario y la Capilla de la Adoración, todas con una bella ornamentación e imágenes talladas en madera.

Foto Vía LisbonVisitor



Etiquetas:

Categorias: Qué ver en Lisboa


Comentarios (2)

  1. HUGO MIGUEL dice:

    Eu tirei uma bela fotografia

  2. Bond West dice:

    Thank you for interesting article :-)

Deja tu comentario