Oceanario de Lisboa, gran museo de biología marina

Oceanario de Lisboa

En el Parque de la Naciones (Parque das Nações), al oriente de la ciudad, se encuentra uno sus principales atractivos, el Oceanário de Lisboa, un interesante museo de biología marina inaugurado para la exposición mundial de 1998, cuyo tema principal fue «Los Océanos, un Patrimonio para el Futuro».

Esta impresionante exhibición fue visitada en ese momento por más de once millones de personas, hoy en día continúa igual de concurrido, recibiendo en promedio un millón de visitantes por año, convirtiéndose en la principal atracción de todo Portugal.

La edificación es obra del reconocido arquitecto estadounidense Peter Chermayeff, y su diseño recuerda la esencia de un portaaviones en el mar, ya que se ubica estratégicamente en un puerto rodeado de agua, y se accede a el por medio de puentes. Su arquitectura contemporánea es un gran oasis en medio de los antiguos edificios de la ciudad.

El Oceanario de Lisboa es uno de los más completos del mundo, y el segundo más grande de Europa, albergando gran diversidad de aves, mamíferos y especies marinas, es el hogar de más de 16.000 animales y plantas de más de 450 especies distintas.

Para generar un cierto tipo de orden espacial, el complejo se divide en cuatro grandes zonas de acuerdo al hábitat marino: Océano Atlántico, Océano Pacífico, Océano Índico y Océano Antártico. Cada una de estas zonas está dividida en dos plantas, la superior dedicada principalmente a las especies de la costa y la inferior para las especies de las profundidades.

Pero sin duda, el lugar que más se destaca es su inmenso Tanque Central, con cuatro enormes ventanas de acrílico en sus lados, el cual está compuesto por 5 millones de litros de agua salada, donde conviven en un solo espacio varias especies marinas como rayas, tiburones, barracudas y atunes, además de una gran variedad de pequeños peces tropicales.

Para los que no se conforman con sólo mirar y admirar, entre otros servicios que ofrece el lugar, está la posibilidad de bucear con los tiburones, algo un poco arriesgado pero interesante.

Después de terminar el recorrido, lo más recomendable es adquirir en la tienda de regalos un buen recuerdo, para llevar a nuestros familiares y amigos.

Foto Vía Thomas



Categorias: Museos de Lisboa


Deja tu comentario