Qué comer en Lisboa

Bacalao portugues

La gastronomía de Lisboa es una auténtica exquisitez, y es que su proximidad al agua (tanto dulce como salada) hace que cuente con un enorme arsenal de pescado y marisco, totalmente fresco, que hacen las delicias de sus turistas.

Si existe un rey en la carta de los restaurantes y bares de Lisboa, sin duda alguna es el Bacalao. Y es que cuentan las viejas voces de la ciudad, que en Lisboa es posible probar 365 formas distintas este delicioso pescado. Quizá no tengas tiempo de probarlas todas, pero lo cierto es que algunas como las Pataniscas de bacalhau (receta muy típica con bacalao en salazón) merecen la pena si tenemos la oportunidad de degustarlas.

También destacan las mariscadas y las caldeiradas, estas últimas son un guiso muy famoso de Lisboa que se realiza con varios pescados. En otro orden se hace imprescindible probar sus sardinas, sus lulas (calamareas), la fabada de pescado, el bacalao al lagareiro, bacalao a bras o el impresionante arroz con marisco, que podremos degustar en la mayoría de los restaurantes en primera línea de playa de toda la costa de Lisboa y su distrito. Y es que debería ser visita obligada la de los pueblos costeros del distrito para poder degustar su particular y exquisita gastronomía.

Pero no pensemos que toda la variedad se queda dentro de los productos del mar. Lisboa es famosa por sus sopas y caldos. Una gastronomía sencilla que aglutina también lo mejor del interior, de la huerta. Y es que no hay nada más agradable que degustar un calentito caldo verde, sopa de pan con ajos, el caldo de grelos (verduras) o la canja de gallina con arroz.

A pesar de que su fuerte suele estar en los productos ya mencionados, lo cierto es que en Lisboa también es posible degustar una excelente carne. Principalmente se consumen platos como el bife con patatas, las tripas, frango, coteletas (costillas) o la chanfana, que no es más que un delicioso guiso de cordero aderezado con vino.

Y hablando de vinos no podemos olvidar que en Portugal también vamos a encontrarnos con vinos muy ricos. Los más famosos en el país, y por tanto también en Lisboa, son los vinos verdes. Este brebaje cuenta con pocos grados y es el ideal para mezclarlo con los platos de pescado y marisco mencionados anteriormente.

A la hora de elegir un restaurante para comer se deben tener algunas cosas en cuenta. Para empezar, aunque parezca todo lo contrario, en los bares de barrio, esos que tienen una pinta un tanto rara y en los que jamás entrarías, pueden sorprenderos gratamente. Ya no sólo en cuestión de precio, pues comer en Lisboa es relativamente asequible, sino por la calidad de sus productos y los platos caseros que podremos degustar.

Evidentemente existen otro tipo de restaurantes con mayor inversión en decoración y apariencia que también nos darán un buen servicio y una comida deliciosa, no obstante debemos intentar evitar todos los lugares que tengan pinta de “demasiado turístico”, ya se sabe, aquellos que incluyen las fotos de los productos en sus paredes a modo de trofeos. Otro dato importante que se debe tener en cuenta es que seguramente en los restaurantes nos pongan al principio de la velada una serie de panes con quesos o diversos acompañamientos, si nos los comemos posteriormente serán cargados en nuestra cuenta, así que si no queremos sorpresas hay que pedir al camarero amablemente que los retire.

En cuanto a lugares a los que acudir se pueden destacar varios, aunque la oferta es inmensa. La cervecería Trindade (Rua Nova Trindade-20) es un lugar de lo más típico en Lisboa, cabe destacar que es la cervecería más antigua de la ciudad y además del encanto que otorga a sus comensales por su decoración, lo cierto es que su cocina es bastante buena.

Otra buena elección puede ser Restaurante O cardo, situado en la Avenida Fontes de Melo. La verdad es que en este lugar se puede degustar ciertos platos típicos, con raciones abundantes, por un precio no muy alto (de 10 a 15 euros por persona).

Para finalizar, os proponemos el Restaurante do Chapitó, ubicado en la Costa do Castelo nº7. Este precioso restaurante está emplazado en uno de los puntos más altos de la ciudad, por tanto podemos contar con unas vistas privilegiadas mientras comemos o cenamos. Muy próximo al Castillo de San Jorge y por tanto a una zona llena de monumentos para ver y que además cuenta con una cocina tradicional a un muy buen precio.

  • Para más información sobre lo que podéis comer, donde hacerlo y recetas típicas del país, aquí os dejo un enlace: gastronomía lisboeta.

Foto vía: Catsper

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Comer en Lisboa, Información Práctica de Lisboa


Deja tu comentario