De compras por Lisboa

Gallo y ceramica en Portugal

Cuándo uno decide salir de casa y viajar muchas veces se encuentra con el dilema de los típicos regalos para la familia y amigos. Algo evidentemente no obligado, pero que sin duda alguna nos hace quedar bastante bien.

Cada ciudad cuenta con elementos o símbolos tradicionales que se usan recurrentemente como regalos o souvenirs. Elementos que en Lisboa se materializan en el típico gallo portugués, Gallo de Barcelos, o una gran variedad de figuras realizadas con la cerámica y azulejos típicos de la ciudad. Evidentemente no podemos olvidarnos de las postales e imanes, algo que sin duda alguna puede sacarnos de un aprieto si los compramos en grandes cantidades (y a un excelente precio).

Sin embargo, no todo el mundo gusta de este tipo de objetos, que muchas veces terminan aparcados en un cajón o relegados a función de pisapapeles. Lo cierto es que además de esta variedad de objetos sin función podemos encontrar productos tradicionales de la tierra que nos harán quedar muy bien frente a nuestras amistades.

Una buena opción es decantarse por su famoso vino verde. En cualquier mercado, supermercado o tienda de barrio podremos encontrar una gran variedad de este brebaje, a precios bastante buenos. Otra opción son sus licores típicos como el de Ginja, que es una especia de licor de guindas muy apreciado por los turistas. También podemos adquirir vino de Oporto, que a pesar de no ser tan tradicional de Lisboa no habrá problema en encontrarlo en los mismos lugares señalados anteriormente.

Para los más golosos tenemos un regalo estrella que gustará a pequeños y grandes, los deliciosos pasteles de Belém. Para adquirirlos deberemos desplazarnos a la antiquísima pastelería de Belém del barrio con el mismo nombre, algo que no será difícil ya que esta zona cuenta con elementos indispensables para nuestra visita como su famosa Torre o el Monasterio de los Jerónimos.

Cabe destacar que la ciudad cuenta con innumerables zonas y mercadillos para comprar, además de centros comerciales que se han puesto muy de moda en la ciudad (como en el resto de Europa).

El Mercadillo Fiera da Ladra, cuya traducción es mercado de la ladrona, es el mercadillo más conocido de toda la ciudad. Antiguamente se le conocía por ser un lugar en el que se comerciaban con cosas robadas, de ahí el nombre. En la actualidad nada tiene que ver con lo que antaño simbolizaba. Esta emplazado tras la Iglesia de Sao Vicente de Fora, en Alfama, y su abre al público los martes y sábados desde las 9 de la mañana a las 6 de la tarde. En este mercado podremos adquirir objetos de lo más variopintos, cuadros, radios, libros antiguos. Un lugar en el que el regateo aún está a la orden del día y que cuenta con un encanto especial.

En la Baixa encontramos una zona comercial para todo el mundo .Rua Augusta es el escenario elegido por las principales cadenas de moda que se entremezclan con pequeñas tiendas de productos más tradicionales. Un verdadero contraste en cuanto al comercio se refiere, un lugar en el que podemos encontrar desde una mercería hasta una tienda de Zara o la Fnac.

Avenida de Roma cuenta también con algunas tiendas de cadenas de ropa importante, pero Avenida da Liberdade es quizá la zona más chic, en la cual podremos encontrar las tiendas de mayor lujo de toda la ciudad, tanto de ropa como de otros productos. Si queremos darnos un capricho será en estas tiendas donde encontraremos las prendas y objetos más caros de la ciudad.

En general no resulta difícil encontrar lugares en los que comprar, ya que Lisboa cuenta tanto con grandes cadenas comerciales como pequeños comercios repartidos por todas sus calles. Si no quedamos convencidos podemos acudir a centros comerciales como Colombo y Vasco de Gama, en los que encontraremos una variedad sin fin de productos para nuestro consumo.

  • Para una información más detallada sobre dónde comprar y cuáles son los recuerdos y productos típicos portugueses, aquí os dejo un enlace: comprar en Lisboa.

Foto vía: minube.com

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Comprar en Lisboa, Información Práctica de Lisboa


Deja tu comentario