Qué hacer en Lisboa

Museo dos Coches

Lisboa cuenta con una oferta de ocio y cultura muy diversa. No sólo podemos disfrutar de sus impresionantes monumentos, también podemos realizar otras actividades que llenarán nuestra estancia en la capital de Portugal.

Visitar alguno de sus museos es una buena opción. Y es que en Lisboa hay mucha diversidad en cuanto a ellos se refiere. Aproximadamente unos 50 se reparten por toda la ciudad, además, los precios suelen estar en una media de 5 euros por persona. Como dato, cabe destacar que es buena idea informarse de cual es el día en el que estos museos ofrecen entrada libre. En cuanto a la oferta, no podría ser más amplia.

Podemos visitar el Museo Nacional de Arte Antiguo;  el Museo de la Electricidad instalado en el edificio “Central tejo”, el cual sirvió como central eléctrica a principios del siglo XX ; el Museo Nacional de Coches, el más visitado de Portugal con una serie de coches y carruajes vinculados a la historia del país; el Museo del Fado; el Museo Nacional del Azulejo o el Museo de la Moda y el Diseño (MUDE) entre muchos otros.

Lisboa es la cuna del Fado, por tanto en nuestra visita no podemos dejar de acudir a uno de los famosos restaurantes de Fado, en el que podremos degustar una excelente cena con productos y platos típicos además de un espectáculo de Fado en directo.  Lugares como Restaurante Casa de Fados Velho Páteo de Sant Ana, Café Luso-Fado Restaurant, Fado in Chiado o el Marqués da Sé-Casa de Fados son lugares bastante interesantes para acudir a este tipo de veladas.

Si estamos interesados en viajar a esta ciudad coincidiendo con algún tipo de evento cultural podemos hacerlo en primavera, momento en el que tiene lugar el Indie Lisboa, un festival internacional de cine alternativo. Durante esta época también tiene lugar la Feria del Libro de Lisboa, celebrada en pleno Parque Eduardo VII.

Durante los meses de verano, Lisboa cuenta con citas como el Festival de Almada y el Alkantara Festival/Danças na Cidade, ambos eventos relacionados con el teatro y las artes escénicas. Además durante estos meses también tiene lugar el Super Bock, Super Rock Y el Rock in Rio,  citas musicales por excelencia en Lisboa.

En otro orden tampoco podemos dejar de visitar  alguno de sus miradores. Y es que estas cuestas que muchas veces nos parecerán infernarles nos regalan lugares de impresionante belleza paisajística. Lisboa cuenta con un gran número de miradores urbanos a través de los cuales podremos obtener las mejores instantáneas de la ciudad.

Podemos decantarnos por el Mirador de Graça, que es uno de los más visitados y al que podemos acceder con el tranvía 28; el Mirador de Penha de França, un pequeñito mirador que a pesar de no ser muy conocido cuenta con unas vistas privilegiadas; el Mirador da Senhora do Monte, uno de los más grandes ubicado en Graça; el Mirador de Santa Catarina o “Adamastor”,  el preferido por los lisboetas; o el Mirador de Santa Luzia, que sin duda alguna es uno de  los que ofrecen una vista más bonita sobre barrios como Alfama así como el río.

Como podemos ver existen una gran cantidad de actividades culturales que se pueden completar con la visión paisajística de la ciudad así como largos paseos por parques como el de Eduardo VII. Para finalizar nuestra jornada podemos disfrutar de la deliciosa gastronomía de esta ciudad, llena de sabores y platos con raciones generosas. Además el precio de estas exquisiteces no se nos irá mucho de presupuesto, siempre que no acudamos a los sitios más turísticos de la ciudad.

Foto vía: museodoscoches.pt

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Información Práctica de Lisboa, Turismo en Lisboa


Deja tu comentario