Jardín de Torel, uno de los miradores de Lisboa

Mirador de Lisboa

Lisboa es una ciudad que tiene la particularidad de estar rodeada de muchas elevaciones, las cuales han sido acondicionadas y revitalizadas como miradores: desde allí se puede tener una vista impactante de esta región.

Uno de estos miradores es el Jardín de Torel, que está ubicado en la parte superior de una de las siete colinas que dominan la capital lusitana y que desde principios del siglo XVIII es uno de los espacios más distinguidos que se pueden visitar por allí.

El nombre deriva de quien era el propietario de un palacio ubicado en esa zona: el juez Cunha Torel. Fue entonces recién por 1928 que las tierras pertenecientes al citado palacio fueron traspasadas a la Municipalidad.

Hoy en ese lugar se puede disfrutar de un estanque ovalado ornamentado espectacularmente, unas escaleras por las cuales se puede transitar y recorrerlo y una gran terraza que hace las veces de mirador.

Como decíamos, desde allí se puede observar una impresionante vista de la parte occidental de Lisboa. Entre los puntos clave que se observan están la Avenida da Liberdade y las colinas de San Pedro de Alcántara, y en lo extenso de la hectárea que comprende hay una serie de casas señoriales de los siglos XVIII y XIX. Todo muy disfrutable desde la comodidad y el descanso que ofrece esa instalación desarrollada en las alturas de la capital de Portugal.

Para acceder hasta el mencionado mirador, se puede ir desde el centro Rossio o la Avenida da Liberdade ya sea bajando a pie por la calzada de Santana (que atraviesa por zona de restaurantes y comercios) o a través del funicular de Lavra, que es el transporte que conduce hasta estas alturas desde hace más de un siglo. Por funicular, se puede ir del Largo da Anunciada hasta la Travessa do Forno do Torel.

A pesar de ser una amplia zona de espacio verde, la fuerte urbanización impide que se desarrollen allí varias especies de animales. Sin embargo se pueden mencionar a un tipo de murciélagos pequeños o también a varios tipos de aves, y en ocasiones se pueden observar algunos reptiles. En cuanto a la flora, la misma es variada y hay tanto cipreses, como higueras y palmeras, entre otras.

Por último hay que mencionar que durante el año 2000 fue que el Jardín de Torel sufrió algunas modificaciones, debido a una intervención y rehabilitación que se hizo de sus instalaciones. A partir de estas obras, es que se instaló un nuevo sistema de alumbrado mejorando la experiencia de circular por esta colina.

Foto vía: Flickr

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Qué ver en Lisboa


Deja tu comentario