El encantador Mirador de Santa Catarina

Mirador de Santa Catarina

Una de las particularidades de Lisboa es la de estar rodeada por siete colinas, desde las cuales se pueden tener hermosas vistas de la ciudad.

Sus intrincadas callejuelas, su aspecto colorido o energético, sus monumentos y grandes obras arquitectónicas pueden ser vistos desde estas alturas, entre las que se pueden citar a Santa Justa, San Pedro Alcántara, San Jorge o, especialmente, al Mirador de Santa Catarina.

En el caso de este mirador, el mismo está compuesto por una terraza sumamente agradable, acomodada para recibir a los visitantes, desde donde se pueden tener increíbles panorámicas del río y fundamentalmente de los barrios San Paulo y Lapa. El Mirador Santa Catarina se encuentra en el barrio del mismo nombre, una zona conformada por simpáticas calles y unas casas pintadas en tonos pasteles.

Este barrio cuenta también con una interesante oferta gastronómica, integrada por restaurantes y bares, aunque el lugar elegido por los que lo recorren es el jardín con terraza que compone el mirador, donde se ha instalado un muy coqueto café. Desde allí se puede disfrutar de la vista del Río Tajo, mientras se disfruta de algún aperitivo y se comparte el tiempo con amigos o en pareja.

Como para comprobar que Santa Catarina se ha convertido en un lugar de interés para el turismo, vale decir que también se puede encontrar en el lugar una serie de instalaciones preparadas para el descanso y también una tienda para comprar artesanías típicas. Una de las formas habituales para llegar hasta el mirador es tomarse el funicular conocido como el Elevador da Bica, que cuenta con singular historia ya que fue inaugurado en junio de 1892. Este transporte lo deposita a uno en la Rua do Loreto, por donde se accede a Santa Caterina.

No obstante, hay otras formas de llegar hasta este lugar. Por ejemplo, una de ellas puede ser caminando, aunque se recomienda hacerlo acompañado de un guía turístico. Desde Santa Catarina Palopó se debe recorrer un sendero que atraviesa el caserío Pacamán, el cual tiene una longitud de 5 Kilómetros y se tardan dos horas. La otra opción es en autobús, desde Panajachel y cuyo viaje tiene una duración aproximada de 30 minutos.

Foto vía: lamalgama

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Barrios y calles de Lisboa


Deja tu comentario