Palacio de Queluz, visita cercana a Lisboa

Palacio de Queluz

A poco menos de veinte minutos de Lisboa, se encuentra una bella y tradicional población llamada Queluz, que a pesar de contar con un área de 2,93 kilómetros cuadrados, es uno de los destinos más visitados durante el verano en Portugal. Es una de las excursiones preferidas de los visitantes que llegan a la capital portuguesa y desean conocer el patrimonio histórico cercano a la ciudad.

Entre sus más importantes atracciones se destacan las grandes zonas agrícolas que le rodean, los cuales son ideales para disfrutar de entretenidas caminatas observando como los nobles campesinos trabajan sus tierras.

Esta zona también se caracteriza por conservar las que son consideradas “las mejores tradiciones culinarias del país”, siendo su plato más reconocido, el lechón de Negrais, sabroso y de piel crujiente.

Pero sin duda alguna, gran parte de los visitantes que llegan a Queluz, lo han en busca del majestuoso Palacio Nacional (Palacio de Queluz), con sus inmensos jardines poblados de orquídeas que mantienen un exquisito estilo barroco muy atrayente para los amantes de las atracciones al aire libre. Tal vez por ello también es conocido como el “Versalles portugués”.

El palacio es un gran el referente de la arquitectura palatina del siglo XVIII, a la cual los mejores arquitectos y decoradores de Europa en ese entonces le impartieron la más bella esencia, lo que le permitió convertirse en la principal residencia real de los miembros de la Casa de Braganza.

A pesar de la intervención de reconocidos artistas y artesanos de Francia e Italia, el edificio conserva rasgos típicamente portugueses, como los azulejos y las baldosas azules.

El Palacio ha sido propiedad del Estado desde 1908, y ahora cuenta con una valiosa colección de artes decorativas, como mobiliario portugués, tapices de Arraiolos, retratos reales, porcelana china y europea; y joyas, principalmente de las colecciones reales.

Sus habitaciones son relativamente pequeñas y acogedoras, decoradas con talla dorada y lienzos que revelan los gustos desarrollados en Portugal en el siglo XVIII, y que van desde el rococó al neoclásico.

Durante la semana es común observar que se realicen numerosos conciertos y espectáculos al aire libre, incluyendo algunos actos de la Escuela de Arte Ecuestre Equitación.

Foto Vía Husond

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Excursiones desde Lisboa


Deja tu comentario