La Plaza de toros de Campo Pequeño

30 septiembre 2010 | Por Sigue leyendo

Plaza de toros de Campo Pequeño

En un principio sólo se utilizaba para corridas de toros, pero a partir de la década de 1990, la Plaza de toros de Campo Pequeño se convirtió además en uno de los espacios comerciales más grandes de Lisboa. Funciona todo el año y diariamente circulan más de 20 mil personas.

El edificio es de estilo neomorisco, con cúpulas y torres inspiradas en la arquitectura de medio oriente, tiene más de 80 metros diámetro y más de 5000 metros cuadrados en total. La parte alta de la plaza es de estilo bizantino y la inferior de estilo árabe. La arena es la típica de ladrillo. Actualmente, después de las modificaciones que se le realizaron a fines del XX, consta con un espacio de espectáculos con butacas para 10 mil personas y, en un nivel subterráneo, una galería comercial con 60 negocios de marca, restaurantes, bares, un supermercado, ocho salas de cine y un estacionamiento acondicionado para 1300 vehículos. También hay locales que dan a la calle.

Las corridas de toros se realizan entre mayo y septiembre. El resto del año, el espacio se utiliza para todo tipo de actividades culturales; cuenta con un techo móvil que le permite acondicionar la temperatura y aprovecharlo incluso en épocas invernales y días de lluvia. Para quienes se impresionan fácil vale la aclaración: en esta plaza nunca se mata al toro.

Está ubicada en Avenida da República. El proyecto data de 1892, y fue concretado por el arquitecto António José Dias da Silva, quien se inspiró en la famosa Plaza de toros de Madrid, construida por Emilio Rodríguez Ayuso, que más tarde fue demolida.

En principio fue pensada con ladrillo rojo macizo y piedra en toda la fachada, en estilo neomudéjar. Con los cambios recientes, se modificó en distintas partes el revestimiento original para rellenar con hormigón armado. La plaza donde corren los toros está simétricamente en el centro, tiene la superficie reglamentaria, con cuatro grandes torres alrededor. La circulación está diseñada para que la gente pueda ingresar y salir con total comodidad.

En los libros de historia de Lisboa todavía se reseña el día de la inauguración de la plaza, en 1892, con una poderosa y difícil corrida de Emilio Infantes, en la que participaron los caballeros Alfredo Tinoco y Fernando de Oliveira.

Foto vía: viajar

Imprimir Imprimir



Tags:

Category: Qué ver en Lisboa

Deja tu comentario